Qué ver en CUBA en 15 días

Ruta por Cuba

 

Empezaremos esta entrada siendo sinceros, es imposible ver Cuba en 15 días. Es cierto, es imposible ver cualquier país en 15 días, pero Cuba es especial. Resumir qué ver en Cuba en 15 días, va a ser sumamente difícil. En Cuba se vive lento, se viaja lento, se disfruta lento. Algunos piensan que en Cuba se paró el tiempo en 1959, pero no es así, la verdad es que los relojes van evidentemente más lentos en Cuba.

Sus Chevrolet (en cubano \shebrolé\) impecables (o casi), las calles adoquinadas, sus coloridas casas coloniales en ruinas, los niños jugando en las calles con coches de lata, los ventiladores multiusos, la música siempre en directo y con maracas, la práctica inexistencia de Coca-Cola (¡OMG! ¡el drama!) y de productos de usar-y-tirar, los mojitos perpetuos y el sopor caribeño (junto al sopor que te dan los mojitos)… Es una sensación indescriptible que solo puede apreciarse cuando uno está allí.

 

Chevrolet cubano

 

En nuestro caso, para escribir “qué ver en Cuba” estamos desempolvando recuerdos, apuntes, guías y recomendaciones de hace 3 años, por lo que la situación que vivimos dista hasta cierto punto de aquella que puedan encontrarse los viajeros que se decidan a visitarla a partir de ahora. Somos más que conscientes de que las cosas están cambiando. Estamos contentos de saber que, durante nuestro viaje a Cuba, vivimos uno de los momentos más importantes de su historia. Aquel viernes 14 de agosto de 2015 se izaba de nuevo la bandera estadounidense a las puertas de la embajada, 54 años después de romperse las relaciones diplomáticas entre los dos países. Fue una ceremonia emotiva, llena de incertidumbre y escepticismo a ojos cubanos. Nos gustaría poder comprobar con nuestros ojos que ha pasado en estos años, pero por el momento ¿nos lo contáis a la vuelta los que vayáis?

 

Tras poneros un poco en situación y ser justos con vosotros… ¿os contamos ya qué ver en Cuba en 15 días? Os traemos nuestra ruta por el oeste de la isla, como nos movimos y las decisiones principales que nos llevaron a hacerlo así. Podéis también leer nuestras razones para viajar a Cuba.

 

¡Allá vamos!

Mapa de Cuba

 

Ruta por Cuba

 

Día 1-2: Habana vieja

Pierdes la tarjeta de crédito en el aeropuerto, aunque no te darás cuenta hasta el día 3. Esperas 2 horas al taxista que debía venirte a buscar, no llega, buscas un taxi hasta la Habana vieja. Primer encuentro con la realidad, por muchas fotos que hubieses visto, no la esperabas así. Nos centramos a nuestra llegada en La Habana vieja, más impresionante y transportadora.

Desde el imponente Capitolio nos dirigimos cámara en mano hacia la plaza vieja, ojipláticos. Te invitan al aniversario del Buenavista Social Club (para el turista, todos los días son el aniversario del Buenavista Social Club, un timo recurrente en la Habana Vieja). La plaza de Armas con su mercado perpetuo de libros, la Revolución ya nos ha impregnado a esta altura. El castillo de la Real Fuerza, con su “Giraldilla” y sus vistas impresionantes desde lo alto. La Catedral y la Bodeguita del Medio, repleta de turistas, encontraréis cosas mejores… Calle Obispo arriba, calle O’Reilly abajo, Lamparilla, Obrapía, Mercaderes…las callejas de la Habana Vieja te atrapan. Ya está, tiemblas, entras en pánico, no voy a poder salir de aquí, piensas. Cualquiera de los paladares de la zona te servirá langosta y arroz blanco ¡qué incongruente!

 

Calles de la Habana vieja

 

Ya sabes que quieres volver, este sentimiento te sacudirá más de una vez durante el viaje, esto no ha hecho más que empezar.

Día 3: Centro Habana

Descubres que has perdido la tarjeta de crédito, drama, no tienes internet, envías un SMS a España y confías en que lo leerán y alguien desactivará tu tarjeta. Sigues con tu vida, esto forma parte de viajar.

Desde el omnipresente Capitolio, inicias tu paseo por el Prado, siguiendo la ruta por donde se pavoneaban en carruaje de caballos durante la época colonial.

Pasas por delante del Gran Teatro, el Hotel Inglaterra y la Pastelería Francesa ¿es la misma ciudad que visitamos ayer? Sigues caminando y, sí, sí lo es, parece que el glamour va decayendo a medida que avanzamos. Ahora no se pavonea nadie, ojo con no tropezar con un adoquín roto y traspuesto.

El Malecón, lo estabas esperando, tampoco lo imaginabas así ¿y las palmeras? Te empapas del arte que inunda sus bajos comerciales.

El Bulevar, donde se esconden los tesoros de los años 50 y se come pagando en pesos cubanos. Un buen lugar para despedirte, hasta pronto, de la Habana, volveremos antes de partir. Como siempre, preferimos dejar algo para la vuelta.

 

El Ché en la Habana

 

 

Día 4: viaje en taxi compartido a Viñales.

Aparece a lo lejos un \shebrolé\ azul, con dos viajeros más (de la suerte que tengas aquí, puede depender gran parte del viaje, nosotros: MUCHA SUERTE), que os llevará desde la Habana Vieja hasta Viñales. Puedes hacer este trayecto en Víazul (los autobuses de turistas de Cuba) o en autostop (si tienes mucho tiempo).

Dado que es difícil no viajar como turista en Cuba, nos decidimos por el taxi compartido, discretamente más caro que el Víazul, pero nos ahorramos el tiempo y dinero de acercarnos hasta la estación de autobuses.

Viajas durante 4 horas sin aire acondicionado, así que aprovecha para entablar conversación con el taxista ¡se aprenden muchas cosas! A tu llegada a Viñales, encontrar una casa donde dormir será más que fácil. Viñales es un sitio muy turístico y solo tiene 3 calles: todas repletas de casas turísticas (las casas particulares cubanas que alquilan a turistas tienen un dibujito azul que pone: “arrendador de divisas”, os cansaréis de verlas).

 

Valle de Viñales

 

Si tienes hambre: camina hasta la Finca Agroecológica El Paraíso: la comida con mejores vistas de nuestro viaje por Cuba (y tienen una granja de gusanos – que no hay que comerse-). Con el estómago lleno, aprovecha la tarde para pasearte por el pueblo y ver la puesta de sol sobre los mogotes. Nunca has visto un paisaje así.

 

Puesta de sol en el Valle de Viñales

Día 5: excursión a caballo

Los mogotes te miran imponentes y necesitas una forma para adentrarte en ellos. En Viñales, las plantaciones de tabaco y el turismo son su principal modus vivendi, así que no te será difícil encontrar a alguien que te consiga una ruta a caballo de todo el día para conocer como se fabrica el tabaco, bañarte en algún lago y aprender sobre las plantaciones de café. Escoge un buen caballo, un buen “chucho“, conviértete en guajiro y déjate llevar.

 

Excursión a caballo por el Valle de Viñales

 

Día 6: Gran Caverna de Santo Tomás y el mural de la Prehistoria – norte de Viñales.

Éste es el día de hacerse con un taxi y recorrer algunas zonas más lejanas. Seguro que en tu casa te ofrecen taxi, pero en caso contrario: en Casa Maite, al oeste de la calle Salvador Cisneros (frente al restaurante La Casa de Don Tomás), tienen un \shebrolé\ precioso y te llevarán donde quieras.

La Gran Caverna de Santo Tomás es la formación de cuevas más grande de Cuba y la segunda de América. Con la entrada te dan unos cascos y te desean suerte. Las vistas desde lo alto de la cueva son maravillosas.

 

 

Aprovechas la vuelta para pasar por el mural de la Prehistoria. Aún no tenemos muy claro qué es, pero los cubanos están muy orgullosos. Es una pintura enorme de colorines, que parece pintada con los dedos. Puedes quedarte a comer cochinillo, si no has comido a esas horas.

Por la tarde, alquilando una bicicleta, puede visitarse la zona de cuevas del norte de Viñales: el valle del Silencio, la Cueva de San Miguel y la Cueva del Indio. Las bicicletas chinas del centro de turismo tienen buena pinta y buen precio (no os dejéis embaucar por nadie…)

 

Valle de Viñales en bici

 

Día 7: excursión a Cayo Jutías

Podéis confiar en el mismo taxi o cambiar, pero necesitáis uno. Cayo Jutías es de las mejores playas de las que hemos estado hasta ahora. Se llega a través de una pasarela de cemento convertida en carretera.

 

Playas de Cayo Jutías

 

Aunque nos adentramos a través de los manglares en busca de la playa perfecta y creímos encontrarla, nos hemos enterado a través de otros blogs (Capture the Atlas), que si no decaéis en vuestra búsqueda, se llega a una playa larga llena de estrellas de mar. Llevad agua, no como nuestro chevroletero. Os recomendamos que la vuelta la hagáis con un conductor que no se haya tomado una botella entera de ron (o dos)

 

Día 8: Viñales – Trinidad en taxi compartido

Ésta fue nuestra opción porque teníamos poco tiempo; quizás en un viaje más largo lo habríamos hecho diferente, con alguna parada en medio. Contratamos el taxi en la parada oficial: mucho ojo, son muy cucos. Intentaron timarnos más de una vez: contratamos con aire y sin parada y tuvimos sin aire y con parada, por el mismo precio, que chollo ¡oiga! (además, casi pagamos dos veces… ¡hablad bien con los conductores!)

En Trinidad hay muchas casa bonitas. Tened paciencia y mirad mucho, hay muchos jineteros, no os quedéis en la primera que os ofrezcan. Nosotros íbamos recomendados y la recomendación fue pésima.

 

Trinidad, Cuba

 

Aprovechad la gran cantidad de lugares gastronómicos que tiene Trinidad para comer bien en Cuba: La Redacción o Cubita, fueron dos de los paladares que más nos gustaron de todo nuestro viaje.

Día 9: descubrir Trinidad

 

Barrio de las tres cruces, Trinidad

 

Una de las ciudades más bonitas ( y turísticas, no lo vamos a negar) que vimos en Cuba. Parece que vive anclada en el pasado, aún más si cabe que sus ciudades vecinas. Calles empedradas, casas de colores y cubanos tranquilos contándose historias a la brisa. Esta ciudad bien merece un buen paseo. La plaza Mayor, la casa de los mártires de Trinidad, varias iglesias y galerías de arte, la Santería Yemayá, el barrio de las tres cruces, la casa de la música… Es la ciudad perfecta para conocer la Cuba lenta y placentera. No os olvidéis de probar el canchánchara y pegaros unos buenos bailoteos.

 

Día 10: cascada Javira y playa Ancón

Un buen lugar para descansar del calor de Cuba en pleno verano, en medio del Parque El Cubano. Se encuentra a 12km de la ciudad y se llega también en un paseo agradable a caballo (desconocemos otra forma de llegar, ¿quizás en bici?).

Por la tarde, si echas un poco de menos la playa, Playa Ancón se encuentra cerca de Trinidad y puede llegarse en taxi por unos 10 CUC. No es la mejor playa del mundo, aunque la puesta de sol es agradable.

 

Puesta de sol en Playa Ancón

 

 

Día 11: Trinidad – Bahía de Cochinos

Por fin nos vamos de Trinidad, dice Pablo, a quien los sitios muy turísticos le ponen un poco nervioso. Llegamos a Playa Larga en Víazul, para descubrir una Cuba un tanto más desconocida.

 

Puerto de pescadores Caletón

 

En Playa Larga, puedes escoger entre zonas de Resorts para Cubanos (olvídate de los resorts que puedas haber conocido hasta ahora, son otro mundo) con música muy alta y playas semi-repletas o Caletón: un pequeño pueblecito pesquero tranquilo y con poco que ofrecer. Los que ya nos vais conociendo ya sabréis que escogimos…

Caletón: el paraíso hecho pueblo pesquero y repleto de mosquitos. Durante dos días nos limitamos a hacer snorkel, disfrutar del sol, la naturaleza, las piñas y los plátanos recién cogidos.

 

Playa de Caletón

 

Desde aquí visitamos la Cueva de los Peces, un cenote cercano donde bucear en busca de peces de agua dulce. Y también su costa contraria, de agua salada, justo cruzando la carretera.

 

Día 12: la Ciénaga de Zapata

Desde Caletón visitamos la laguna de las Salinas, en Willys, un todoterreno militar herencia de los norteamericanos. La entrada es cara: se paga la entrada al parque nacional, el guía y el alquiler de coche (no saben nada estos cubanos…)

Es una zona preciosa para divisar aves, entre ellas flamencos. También vimos cangrejos gigantes y una iguana con muy mala hostia.

 

Ciénaga de Zapata

 

Día 13: vuelta a la Habana

Desde el principio sabíamos que volveríamos. Aprovechamos para descubrir zonas que en habíamos pasado por alto en nuestra primera toma de contacto.

Descubrid zonas más alejadas de la Habana Vieja como el parque de la Fraternidad, el barrio chino (sí, sí), o la zona decrépita de tiendas de la avenida de Italia, así como la Real Fábrica de Tabacos Partagás (que no os timen con historias sobre tabacos baratos, si puede ser….)

 

La Havana Vieja

 

Si nos permitís un consejo: cenad en El chanchullero, en la plaza del Cristo. Y comed. Y cenad al día siguiente. Y dormid en casa de Fidel, hablad y hablad con él, tiene mil historias maravillosas que contaros.

 

Día 14: parque militar Morro-Cabaña

Es la forma de ver La Habana desde el otro lado. Se llega en un ferry que huele a petroleo y cuesta unos pocos céntimos de peso cubano, sale de la Av Carlos Manuel de Céspedes. Como la salida del ferry está cerca del Museo del Ron Havana, aprovechamos para visitarlo y pegarle un lingotazo.

Al parque miliar se sube por unas cuestas empinadas y uno se pierde por la zona alta. Es difícil de comprender que son todo esos edificios militares, lo más bonito son las vistas. Se vuelve, si quieres, en taxi, por unos túneles que te dejan en el Malecón y así aprovechas para verlo por última vez antes de irte.

 

Vista de La Habana desde Morro-Cabaña

 

Acercándote de vuelta a la Habana Vieja, pasas por los icónicos Sloppy Joe y La Floridita para tomarte tus últimas piñas coladas y daiquiris. Aunque la mejor piña colada, la tomamos en el Km 0.

 

Día 15: últimas compras y vuelta a España

Volvemos al Bulevar a por la últimas chorraditas de madera y coco. Comemos pan-pizza cubana y, llorando, nos volvemos a casa. Vuestro hotel os buscará algún taxi para ir al aeropuerto, sin problemas.

 

Si ya habéis comprado vuestros billetes a Cuba… ¡no sabéis la suerte que teneis! Si no, después de leer esta ruta ¿aún tienes dudas?

Pregúntanos lo que necesites, pero si la pregunta es ¿creeis que debería ir a Cuba? La respuesta es sí, rotundo.

 

Seguid viajando con nosotros y nuestras mochilas 2.0

 

 

 

 


9 pensamientos sobre “Qué ver en CUBA en 15 días”

  • Bravo por este súper-mega post ???? Me ha gustado mucho toda la info que nos dais. A ver si no muy tarde posdemos sacarle provecho ?

    • Gracias! Es lo más teneros siempre ahí disfrutando con nuestros posts! Muchas gracias por pasaros, esperamos que pronto podáis disfrutar de ese gran país!

  • ¡No! Ninguna duda. Tenía muchas ganas de conocer vuestra ruta por Cuba en 15 días y he disfrutado muchísimo leyendoos. Mis ganas han aumentado… ha merecido la pena desempolvar esas anotaciones y guías de viaje ?

    • Gracias! Teníamos muchas ganas de hacer escribir esta ruta por Cuba, porque fue un país que nos fascinó y nos gustaría animar a todo el mundo a conocerlo 🙂

  • Cuba y yo, ese amor platónico. Igual es el primer destino que he querido visitar en mi vida y nunca encuentro el momento jajaj. Dicho esto, excelente guía sobre Cuba y excelentes recomendaciones. Me habéis descubierto más de un lugar que no tenía controlados. Yo todo esta ruta me la imagino con música de Orishas de fondo 😀

    • Orishas y Buenavista Social club, son sin duda la banda sonora de esta ruta jaja No podemos dejar de insistirte en que vayas YA a Cuba!

  • Uno de mis grandes sueños es conocer Cuba, muchos dicen que es retornar al pasado, desconectarse y devolverse en la historia. Me encanta la idea de poder ver carros antiguos, calles empedradas y desgastadas. Sin duda cuando vaya a visitar este país, tendré en cuenta estos lugares para conocer. Tengo una pregunta: ¿Cuál fue el presupuesto viviendo en Cuba?. Un abrazo y espero que vengan a conocer Colombia :D!

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos
Responsable Flashpackers por el mundo
Finalidad Envío de informacion sobre el blog y relacionada a través de email
Destinatarios Todos los datos serán almacenados en el hosting SERED, de XTUDIO NETWORKS S.L, y usaremos Mailchimp para el envío de correos
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como
otros derechos, como se explica en la información
adicional
Información adicional Puede consultar la información adicional y detallada
sobre Protección de Datos en nuestra página web:
https://www.flashpackersporelmundo.com/politica-de-privacidad/