Viajar a Rumanía

 

Rumanía: ínspirate

Después de procrastinar durante más de un mes con excusas absurdas (hoy estamos cansados, hoy no estamos inspirados, hoy prefiero salir a tomar unas birras, hoy se nos ha escapado el tejón…) hemos dado un golpe en la mesa. Hasta aquí. ¿Cómo puede ser que haga ya varias semanas que hayamos vuelto de nuestro viaje a Rumanía y aún no hayamos publicado nada? Pues hoy os traemos nuestra visión particular de porqué ( y por qué no) viajar a Rumanía.

 

Para nosotros, como para muchos viajeros, Rumanía era (o sigue siéndolo) la gran desconocida de la Unión Europea. Ha sido de los últimos países por entrar en la Unión Europea, lo hizo en 2007, junto a Bulgaria, y evoluciona al ritmo propio rumano: a ritmo de carro tirado por caballos, sin perder su esencia. Pero tampoco queremos ser injustos, la historia más reciente de Rumanía ha estado marcada por dictaduras comunistas y corrupción a gran escala, que no la ha dejado avanzar a la velocidad que se merece.

 

 

Durante nuestro viaje de 10 días por Rumanía, visitamos Transilvania, una de sus zonas más turísticas; y Maramures, una de sus zonas más rurales y auténticas. Por este motivo, nuestra visión está claramente influenciada por lo que transmiten estas zonas y no podemos hablar del país en global. Aun así creemos que hemos podido captar bastante su mezcla de estilos: un mix de la elegancia del imperio Austro-húngaro venido a menos con la practicidad del comunismo soviético, todo ello bañado con la cultura y tradiciones gitanas.

 

Si estáis pensando en viajar a Rumanía y aún no lo tienes claro, aquí os dejamos nuestras razones para viajar a este país semi-desconocido.

 

¡Allá vamos!

 

 

5+1 Razones para viajar a Rumanía

 

 

La desconocida historia de Rumanía

 

Viajar es descubrir y esto es lo que se hace en Rumanía. Es posible que nuestros lectores no seáis tan incultos como nosotros; pero antes de viajar a Rumanía, lo único que hubiésemos podido decir sobre ella es: “Drácula” y de repente llegas allí y descubres que no existió, o existió solo en parte. ¡Vaya chasco cuando descubrimos que los ajos que traíamos desde España no iban a servirnos para nada!

Resulta que Rumanía (por aquella épocas: Valaquia y Moldavia) fue la moneda de cambio entre el Imperio austrohúngaro y el Otomano, hasta el siglo XIX.

 

 

La “primera Rumanía”, o los Principados Rumanos nacen en 1862, y no es hasta 1920 que adquiere nuevas tierras como Besarabia, Bucovina y Transilvania. Durante la Segunda Guerra Mundial estuvieron un poquito despistados, cambiando de bando en función de intereses políticos, acabando la guerra del lado del bando soviético, que acabaría derivando en la República popular de Rumanía: la terrorífica dictadura comunista de Nicolae Ceaucescu. Durante este periodo se nacionalizaron las empresas y los úteros de las mujeres también pertenecían al estado.

Con la caída de la Unión Soviética, la revolución rumana acabo con su líder en una ejecución pública. Después de este suceso, comenzarían en Rumanía un intento de democracia, su ingreso en la Unión Europea y constantes escándalos de corrupción política. A día de hoy la situación es mucho mas alentadora, ya que se han invertido muchos esfuerzos en acabar con estos escandalosos hechos.

 

Los castillos y construcciones fortificadas de Rumanía

 

No es de extrañar que en un país donde los conflictos e intentos de conquista eran el pan nuestro de cada día, predominen las construcciones destinadas a la protección, ya sea de vampiros o de los turcos. Lo que sí que llama más la atención es el estado de conservación: en el castillo de Peles, la iglesia fortificada de Viscri o la ciudadela de Alba Iulia parece que se haya detenido el tiempo. Éstas son las mejor conservadas, pero la lista de construcciones fortificadas es interminable: el castillo de Bran, la Ciudadela medieval de Rasnov, la iglesia fortificada de Prejmer, la de Biertan, Alma Vii, la de Harman

 

 

 

 

 

Sus paisajes de montaña

 

Uno de nuestros objetivos del viaje a Rumanía era recorrer la Transfăgărășan, una de la carreteras mas bonitas y peligrosas del mundo. Habíamos leído que durante los meses de invierno la cerraban. Y efectivamente, cerrada estaba, pero no por decisión propia, sino por una capa de metros de nieve, así que realmente era intransitable. Pero allá que fuimos. Y nos regaló uno de los mejores momentos del viaje: subida en telecabina al Balea Lake.

 

 

La ruta por los montes Bucegi, cerca de Sinaia, también nos dejo una de las mejores estampas del viaje: kilómetros de curvas entre montañas y nieve y la sensación de que podríamos encontrarnos un oso en cualquier momento. Y tampoco sería algo tan extraño, teniendo en cuenta que el 60% de la población de osos pardos de Europa vive repartida por los frondosos bosques rumanos.

 

 

Maramures

 

Para nosotros la guinda del pastel del viaje a Rumanía. Los que ya nos habéis leído, sabéis que nos gusta salirnos un poquito de las rutas convenionales. Y Maramures fue esa “salida”. Carreteras secundarias de un solo sentido, pueblos con caminos sin asfaltar no aptos para un turismo al uso, vestimenta tradicional rumana y arquitectura propia: iglesias del siglo XVI 100% de madera perfectamente conservadas, casas de madera rodeadas de pilas de heno, arcos de madera tallados en las entradas de las casas que “alejaban los malos espíritus y traían buena suerte”…

 

 

 

También es la zona en la que hemos percibido más la hospitalidad rumana, que hasta ese momento del viaje, había brillado por su ausencia. Los paisajes cambian por completo y en esta zona los trayectos de un sitio a otro ya son una experiencia por si mismos.

 

Gastronomía rumana

 

Si algo nos gusta casi tanto como viajar es comer. Y éste era un punto que nos daba bastante miedo del viaje, ya que nos habían dicho que se comía fatal. Bullshit. Mentiras. Se come muy bien. Y muy muchísimo. Casi hasta el desmayo. Para que os hagáis una idea, cada plato te aporta la energía suficiente para pelearte con un oso adulto durante más de dos horas a 5 grados bajo cero.

 

 

 

Normalmente un menú completo se basaría en un plato de sopa potente (casi de cuchillo y tenedor). Un segundo plato de carne, con carne, relleno de carne y mamaliga (polenta, preferiblemente con más carne). De postre, una especie de donut frito, con un buñuelo encima, también frito. Y para que sea mas digestivo, un montón de nata y mermelada de frutos rojos: el papanasi. Un menú sano, equilibrado y de 10.000 kilocalorías.

 

Presupuesto de viaje a Rumanía

 

Se puede viajar barato a Rumanía. Muy barato. No es una razón primordial, pero puede ser una gran razón. A pesar de ser un país que forma parte de la Unión Europea, aun no tiene los precios a los que estamos acostumbrados en el resto de Europa.

Para que os hagáis una idea os dejamos un pequeño presupuesto medio y aproximado de gastos diarios para dos personas en Semana Santa, que allí es temporada baja:

 

  • Alquiler de coche en Rumanía: 4 euros al día (incluyendo seguro a todo riesgo, coche de gama media, 10 días, 160 euros)
  • Alojamiento en Rumanía: entre 15 y 40 euros la noche, habitación doble, con desayuno y baño privado.
  • Comida: un menú de los que te dejan muerto (imposible acabarlos) con bebida y postre, 10-15 euros por cabeza (se puede comer muchísimo más barato en  puestos callejeros)
  • Medio litro de cerveza: 1,5 euros
  • Entradas a castillos e iglesias: los precios varían entre los 2 y los 12 euros
  • Gasolina: precios muy similares a España

 

 

 

 


 

 

 

La otra Rumanía

 

 

La gente que nos ha seguido en este viaje por Instagram, sabe que le hemos dado muchas vueltas a este post. Es un país que gusta, pero no enamora. O al menos esa ha sido nuestra sensación. Hemos vuelto del viaje con sentimientos encontrados. Tal vez porque teníamos unas expectativas muy altas. Visto con perspectiva, consideramos que hemos cometido algunos errores que nos han hecho disfrutar el viaje menos de lo que deberíamos. Así que os dejamos una lista de nuestros “errores” para que vosotros no los cometáis. O sí.

 

CREER QUE SE DEBE INVERTIR MÁS DE UN DÍA POR CIUDAD

Los centros históricos de las ciudades principales son espectaculares: Sibiu, Sighisoara, Brasov, Cluj Napoca… pero no esperéis que vaya mas allá del casco histórico. Como ya os hemos comentado, nos gusta salirnos del camino marcado y estas ciudades no nos lo han permitido. Si nos dejáis recomendaros, no invertiríamos más de una mañana por ciudad. Esto os permitirá, además, conocer más lugares del país. No es un país para visitar una única ciudad.

 

 

CREER QUE ÍBAMOS A CONOCER GENTE

Los rumanos no son especialmente habladores. A lo largo de todo el viaje y, como ya hemos dicho, la única gente más afable la encontramos en la zona de Maramures; en el resto del viaje no encontramos mucha gente con la que compartir y aprender de su cultura.

Por suerte, en Brasov, nos cruzamos con los chicos de Viajology, a los que teníamos muchas ganas de conocer y sabíamos que andaban viajando por Rumanía como nosotros. Tienen un blog muy amplio y lleno de información práctica, así que no dudéis en consultarlo para organizar vuestros próximos viajes. ¡Y si coincidís con ellos de viaje, escribidles, pasamos un rato súper divertido con ellos!

 

 

CREER QUE DISFRUTARÍAMOS DE LA BELLEZA DE LOS TRAYECTOS

Quizás seamos demasiado exigentes. Nos encantan los roadtrips y disfrutar del trayecto. Es posible que algunas de las zonas de Rumanía, en los Cárpatos, como los montes Bucegi y los montes Fagaras, nos hayan dado unas de las mejores vistas y experiencias viajando en coche hasta el momento. Pero, la zona llana de Transilvania es fea e industrializada; la mayoría de carreteras que unen las ciudades no tienen nada que ofrecer aparte de baches y agujeros en el asfalto. Y algún carro tirado por caballos.

 

 

CREER QUE PODRÍAMOS DISFRUTAR DE LA VIDILLA RUMANA

En nuestro viajes nos gusta, al acabar la jornada “turística”, dar una vuelta para conocer la vida nocturna (sea festiva o no) y conocer un poco más el día a día del país. No sabemos como será durante la temporada alta, pero en abril, la vida nocturna de Rumanía es solitaria, oscura y fría.

En más de una ocasión nos hemos visto obligados a comprar comida en un supermercado y cenar en la habitación del hotel, por la escasez de lugares a los que acudir. Os contaremos el ejemplo curioso de un restaurante de Sinaia abierto 24h, pero que no servía comida a partir de las 21h.

 

 

 

 

 


Reflexión final necesaria

Creemos que hemos sido justos a la hora de plasmar nuestras sensaciones. No hemos querido crear falsas expectativas sobre este viaje.  Uno de los principales motivos por el que no volvimos tan encantados como esperábamos fue tener las expectativas altísimas. Llevábamos años con ganas de hacer este viaje y la gente nos había hablado muy bien.

A veces, cuando lees posts o guías sobre un destino, parece que la gente no se atreve a decir que hay cosas que no le han gustado. Todos somos viajeros y sabemos que no todos los destinos se disfrutan igual ni nos impresionan del mismo modo; sin embargo, eso no significa que viajemos mejor o peor. Hemos “juzgado” el país lo mejor que hemos sabido y siempre con humor; así que esperamos que os haya sido de ayuda a la hora de decidiros.

 

¿Preguntas?

¿Estáis pensando en viajar a Rumanía y tenéis dudas? Pregúntanos en los comentarios.

¿Has estado en Rumanía y piensas que somos unos cretinos con nuestra opinión? Dínoslo en los comentarios… ¡¡las cosas a la cara!!

¿Has estado y volviste con una sensación parecida? Cuéntanos que te pasó por la cabeza a la vuelta

 

Y mientras, sigue viajando con nosotros y nuestras mochilas 2.0

 

 


12 pensamientos sobre “Viajar a Rumanía”

  • Hola chicos!!!! Que post más cercano sobre vuestro viaje a Rumania! Nosotros tenemos muchas ganas de ir a la zona de Transilvania pero siempre nos juntamos con muy pocos días! Cuantos días creéis que es necesario para solo la zona de Transilvania?
    Muchísimas gracias, enhorabuena por el post y un saludo

    • Buenas, pues nosotros creemos que solo para Transilvania, quizás en una semana lo tenéis hecho. Obviamente depende del tiempo que le dediquéis a cada una de las ciudades y castillos…pero como ya hemos dicho, en una mañana la mayoría pueden verse 🙂

  • Entonces, si habéis pasado 10 días con esas comilonas, seguís peleando con osos? Porque la energía os debe sobrar! ? ? ?

    A nosotros nos encantó, mucho, muchísimo pero nuestras expectativas eran bajas o nulas, no conocíamos a nadie que hubiera ido antes de nosotros así que nos sentíamos como colon en América (sin entrar en la parte salvaje e inhumana de tan detestable gesta).

    Ala! Agur como dicen por allí!

  • A mi la verdad me encantan las reseñas sinceras, asi que nada de cretinos jaja..Lo de las expectativas es veridico, uno va a esperando que le vuelen la cabeza y a lo mejor es un lugar que no pasa de estar “bien”, creo que a todos nos ha sucedido. A mi igual me gustaria conocer Rumania, siendo yo de los tropicos y de la America Latina siento que sería una experiencia muy muy diferente a lo que estoy acostumbrada y eso me gusta. Saludos!

    • Si, estamos casi seguro que si las expectativas hubiesen sido más discretas, la experiencia habría sido mucho más gratificante 🙂

  • ¡Hola chicoos! A mí si me habéis convencido de ir, que ya estaba convencida, pero bendita última parte en la que contáis los errores, nosotros también los hubiéramos cometido, ¡gracias! La verdad es que yo espero mucho de este país, no le podríamos dedicar tanto tiempo, pero seguro que pronto le hacemos una visita. Igualmente, a Rumanía le han puesto algunas trabas que es justo tener en cuenta para justificar un poco sus características. Un saludo chicos 😉

    • Buenas, qué bien que os sirvan nuestros errores, para eso estamos 🙂 La verdad es que sí, es un país que no se lo han puesto fácil y tiene aún su intríngulis, pero desde luego, tiene su encanto 🙂

  • A mí no me tenéis que dar razone, yo ya estoy convencido de lo que mola Rumanía, jaja. Ahora bien, con respecto a las cosas que no os gustaron tanto, tengo que deciros que tiene que ver con la época en la que viajasteis. Yo estuve por ahí a principio de verano, había muy buen ambiente y conocí a más de un rumano muy agradable. Entiendo que los inviernos ahí son muy duros y la gente se esconde un poco jaja. ¡Un abrazo!

  • Nos han venido ganas de viajar a Rumania, parece superinteresnate y nos han encantado los precios! 4 euros alquilar un coche es brutal. La Europa del Este tiene un encanto especial y entre nuestros planes está intentar visitar todos los países que la conforman. ¿cuál es el que más os gusta?

  • La verdad es que me parece super bien que opten por contar el destino desde una mirada sincera. Uno cuando buca reseñas de bloggers espera que sean más reales que las de las paginas de turismo por ejemplo, y es por eso que uno elige leerlos. Gracias por la visión que nos regalan. ¿Y que creen? ¿Qué hubiesen modificado del viaje como para que la experiencia fuese mejor?
    ¡Un gran abrazo!
    Y

  • No hemos estado en Rumania, pero forma parte de nuestra lista de lugares a visitar.
    Valoramos mucho las opiniones sinceras de otros viajeros, y no influenciadas por intereses económicos.
    No todos los lugares que uno visitan resultan tal como uno lo espera, y a veces cuando viajamos nos cruzamos con ciudades o situaciones que no nos gustan, es lo más normal del mundo.
    A seguir viaiando!

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos
Responsable Flashpackers por el mundo
Finalidad Envío de informacion sobre el blog y relacionada a través de email
Destinatarios Todos los datos serán almacenados en el hosting SERED, de XTUDIO NETWORKS S.L, y usaremos Mailchimp para el envío de correos
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como
otros derechos, como se explica en la información
adicional
Información adicional Puede consultar la información adicional y detallada
sobre Protección de Datos en nuestra página web:
https://www.flashpackersporelmundo.com/politica-de-privacidad/